El sector agrícola asegura que no habrá desabasto de alimento por Coronavirus

4 May 2020 — Milenio

¿México puede garantizar el suministro de alimentos durante la emergencia sanitaria por el Covid-19? ¿Qué pasa con los grupos vulnerables y las personas que viven al día? ¿Cómo cambiará la manera de consumir después de la pandemia? Los productores de comestibles, minoristas e incluso el gobierno buscan respuestas a todas estas interrogantes. Pero el panorama aún es incierto.

En el caso de la industria cárnica, que emplea a unas 80,000 personas en el país, según datos del INEGI, el Consejo Mexicano de la Carne se ha comprometido a mantener la producción para asegurar el abasto de las familias. Asimismo, los Rastros Tipo Inspección Federal y la cadena de distribución siguen funcionando de manera habitual, con las medidas de prevención e higiene que recomiendan las autoridades sanitarias.

En respuesta a una solicitud de información de Milenio, el Consejo señala que entre enero y febrero de este año se produjeron 329,303 toneladas de carne de res, 265,411 toneladas de carne de cerdo y más de medio millón de toneladas de pollo.

Aunque la producción por ahora está garantizada, el Consejo Mexicano de la Carne ve diversos factores que han afectado la demanda de carne en el país, como la caída del poder adquisitivo de los consumidores, debido a que un alto porcentaje tiene empleos informales y ha perdido sus ingresos, así como la incertidumbre por la situación económica nacional por la pan, que provoca que muchos mexicanos reduzcan sus gastos.

Para un sector que aporta 24% del PIB de la industria alimentaria y 2% del nacional, es clave colaborar con el gobierno para desarrollar la proveeduría nacional y promover las exportaciones de carne mexicana. Mientras que los envíos de productos de res a Estados Unidos (EU) se incrementaron 11.4% en el primer trimestre del año, los de ganado porcino se redujeron 53.8%.

De hecho, Estados Unidos está a tres semanas de quedarse sin carne de cerdo en los supermercados, debido a los brotes de Covid-19 en las plantas procesadoras de este producto, según el congresista Collin Peterson.

La oportunidad podría estar en China, país en el que las exportaciones mexicanas de res y cerdo (que hoy rondan las 9,500 toneladas) pueden aumentar hasta 40%, de acuerdo con los datos de la Mexican Beef Exporters Association.

Por su parte, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) dijo en marzo que había inventarios suficientes de productos agroalimentarios para satisfacer la demanda de la población.

El presidente del Consejo Nacional Agropecuario, Bosco de la Vega, confirmó el lunes pasado que el abasto de alimentos en el país está asegurado, ya que el organismo ha mantenido reuniones con la Sader, el sector productivo, los bancos de alimentos y las centrales de abasto, entre otras organizaciones, para asegurar la cadena de suministro.

Sin embargo, De la Vega ha insistido en la necesidad de que el gobierno y la iniciativa privada realicen acciones para evitar una caída drástica de la economía nacional y del empleo, como un plan de ayuda a las empresas para que la falta de liquidez no las haga caer en insolvencia.

Mario Zamora, presidente de la Comisión de Reforma Agraria del Senado, incluso propuso un punto de acuerdo para exhortar al gobierno a poner en marcha un plan emergente de apoyo al sector, a fin de garantizar la producción, el almacenamiento, la comercialización, distribución y, en su caso, la importación de productos del campo.

Ante las medidas de confinamiento y paralización de diversos sectores productivos, la producción y el acceso a los alimentos es una prioridad para garantizar la supervivencia, pues el sector agrícola juega un papel fundamental en estos tiempos, agregó el legislador.

La era de las ventas online

La producción de alimentos y productos básicos continúa pero, ¿qué pasa una vez que llegan a los estantes? Muchas personas están optando por los negocios locales, como tiendas de abarrotes y mercados, por comodidad, cercanía o mera solidaridad, mientras que para las cadenas minoristas, hay una oportunidad sin precedentes en el comercio electrónico.

En general, “el tráfico y las visitas a los sitios de e-commerce en el mundo aumentaron 300% entre el 17 de febrero y la semana pasada”, dice Andrew Blackmore, director general de la empresa Dunnhumby en México.

“Lo que tomaría tres o cuatro años alcanzar de forma orgánica, se logró en cuestión de semanas”, agrega Blackmore. Sin embargo, en el caso de los distribuidores de alimentos, las ventas en línea aún representan una pequeña parte de su negocio, aclara el directivo.

La situación actual está ayudando a “duplicar, triplicar o hasta cuadruplicar ese nivel de participación. Aunque no esperamos que se mantenga en niveles tan altos, tampoco volverá a ser tan baja como antes de la pandemia”, agrega Blackmore.

Dunnhumby publicó el estudio Lecciones de la industria ante la propagación del coronavirus, donde explica que la mayoría de los supermercados reportan ventas récord a través del comercio electrónico.

“Algo muy interesante es que los alimentos frescos ya no están anclados al comercio minorista offline; esto podría significar un antes y un después para la expansión del e-commerce cuando termine la contingencia sanitaria por coronavirus”, agrega el estudio.

“La cadena de suministro respondió rápido a una demanda sin precedentes (debido a las compras de pánico). Ahora vemos que esa demanda se estabiliza y la gente vuelve a consumir alimentos frescos, pero la situación está lejos de normalizarse”, dice Andrew Blackmore, de Dunnhumby en México.

Ayuda para la población vulnerable

Conscientes de la necesidad de apoyar a las personas que viven al día y perdieron su fuente de ingreso durante la pandemia de Covid-19, una serie de Organizaciones no Gubernamentales (ONG) lanzaron AGREGA, una plataforma para contribuir a la seguridad alimentaria en México.

Julio Coppo, vocero de AGREGA, dice que buscan recaudar 10 millones de pesos por medio de Donadora, los cuales se repartirán a distintas organizaciones, que a su vez beneficiarán a poco más de 60,000 familias.

La entrega de los recursos inició el viernes pasado. Actualmente hay siete organismos que participan en el proyecto: Comedor Santa María, Piensa Sostenible, la red de Bancos de Alimentos, Casa Yolia, Reinserta, Fundación Origen y Fundación Lala.

La idea es incluir a más participantes conforme los recursos aumenten, dice Coppo. A pesar de las acciones que han llevado a cabo las empresas, los gobiernos y las ONG para garantizar el suministro de alimentos, el panorama aún no está del todo claro.

Los sectores cárnico, agrícola y minorista no saben cuál será el impacto real del coronavirus sobre su negocio. Por ahora, se han avocado a garantizar que todos los mexicanos tengan acceso a productos básicos durante la emergencia sanitaria.

Source: https://www.milenio.com/especiales/el-sector-agricola-asegura-que-no-habra-desabasto-por-coronavirus